Objetivo: Promover e impulsar el encuentro frecuente de los discípulos y misioneros con Jesucristo, tomando conciencia de su sacerdocio común buscando “Una participación conciente, activa y fructuosa en la liturgia” (S.C. 11)